VÍDEOS DE LA BODA

DATOS DE LA BODA

  • Lugar: Can Gabarró Vell de Rubió
  • Vídeo de la boda: Ben Mirat
  • Orquestra: Extrem Band
  • Catering: Singulars 
  • Vestidos: Mireia Balaguer 
  • Ramos: Tot Jardins (Cervelló)

Alba & Ivette

Conocimos a Alba y Ivette de una manera muy especial. Este inicio no podría hacer más que marcar la tendencia de momentos únicos que hemos vivido con ellas. 

Era en la mágica boda de Shira y Núria, a las que queremos mucho y confiaron con nosotros en los primeros pasos que hacíamos en el campo del vídeo de boda. Seguimos con la historia: ya entrada la noche, llevaban ya una hora de baile, vemos que una chica (Alba) se acerca a la otra (Ivette). Hinca la rodilla y de la mano se quita una caja que contiene un precioso anillo. Se fundieron en abrazos, saltos a modo de “sí,m quiero”. 

Teníamos la pedida grabada!!! Me acuerdo que le dije a Ester: seria maravilloso poder hacer el vídeo de la boda de ellas. 

Así que al terminar, les dimos nuestra tarjeta. 

Y cuando tuvieron la fecha confirmada, nos llamaron, quedamos, nos contaron cómo querían hacer la boda, a su estilo. 

Nos contrataron y fue una alegría muy grande, sabíamos que sería una boda muy especial. 

Hicimos el pre boda y conocimos su historia. Fuimos a grabar en la playa de Castelldefels, dónde se conocieron. Después nos llevaron a dar una vuelta en coche por la carretera de la arrabassada. Sitios importantes para ellas dónde han vivido momentos inolvidables. 

Aún quedaban meses y meses para su boda, pero hacer el preboda, conocerlas más, su historia no fue muy bien. 

Y la esperada boda llegó, cuesta mucho de resumir. Es uno de los vídeos de boda con más contenido que hemos tenido. Dos novias con sus damas de honor entregadas. Discursos más que emotivos, música en directo, los anillos porteados por sus perros, fiesta, mucha fiesta, sorpresa muy trabajadas… Nos costó mucho meter tijera. 

Alba y Ivette se quieren como pocas parejas hemos visto quererse. Ivette le cantó una canción y Alba se fundió, aún más, entre sus brazos. 

Son así, y les agradecemos enormemente que nos dejaran entrar en sus vidas. 

Lo pasamos muy bien con ellas, nos hicieron emocionar grabando su boda, editando el vídeo, fue un auténtico pulso con la sensibilidad en la mesa, al lado del teclado. Y nos encantó. Nos encantan. 

Y aprendimos una regla muy hermosa: – + – = +